Aprendamos a comunicarnos con nuestros hijos

La adolescencia es una etapa de la vida en la que se mueven muchas emociones, sensaciones y conocimientos, en la que a los padres e hijos, se les dificulta la convivencia, el dialogo y la comunicación por un general.

En los adolescentes crece el deseo de independencia y la búsqueda de la identidad provocando un alejamiento entre ambos, padres e hijos.

Por otra lado aplicando pequeños cambios y nuevos hábitos se puede conseguir una mejora de la relación, tan solo se requiere un poco de atención, recordar aquella época en la que fuimos jóvenes y también nos movían las ganas de sentir esa libertad.

Toda las experiencias y vivencias que ellos tienen, en ellos provoca un volcán de emociones y sentimientos descontrolados, y es necesario respetar su proceso.

¿ Que podemos hacer ?

1.Dejarles SER:

Es importante ver al adolescente con cariño, sin querer imponerle una niñez inexistente. A veces a los padres nos cuesta entender que ya pueden opinar por ellos mismos.

Hablar con un hijo/a adolescente es procurar dejar de lado los gestos infantiles y palabras limitantes que ridiculizan su visión, debemos afrontar sus cambios junto a ellos.

2.Transmitir CONFIANZA.

Optar por ser práctico, hablar cómodamente, compartir sus experiencias y hablarle de las tuyas, ver que confías en el y transmitirlo.

Cuando el nos cuente algo, prestarle atención sin juzgarle, de esta forma intimará contigo para el futuro, ya que buscará apoyo en ti.

Requerimos encontrar temas que sean de su interés, como sus amistades, juegos favoritos, las actividades que práctica.

3. Saber COMPRENDERLO

Aunque a veces lo que nos dicen sea algo diferente a nuestra opinión, respetarlo sin juzgarlo. Es cuestión de ser neutral a su opinión, haciéndole entender que la valoramos muchísimo entendiendo su mensaje, de esta forma en el momento que le ofrezcamos nuestra visión será mas respetada por su parte.

Para favorecer la buena comunicación, demuéstrale tu interés en conocer su punto de vista y escuchar su mensaje. De esta manera, será más probable que responda de forma respetuosa cuando el desee hablarlo.

4. Ser PACIENTE.

En la etapa de su adolescencia es básico practicar la paciencia. Comprender que es algo importante para uno mismo y el saber transmitirlo a los demás. De esta forma la comunicación será sin agresividad, aportando valor a la relación. Es más factible hablar de cualquier circunstancia de forma pausada y relajada. Los gritos nos ponen a todos a la defensiva y lo más común es que alteren la situación.

5.Saber ESCUCHAR.

Es importante dejar hablar a nuestro hijo antes de intentarle aconsejarle. Debemos estar seguros de haber escuchado todo lo que quería decir sin juzgarle.

Prestarle atención, considerar todo lo que nos cuenta y sugiere, y de forma conjunta llegar a resolver la situación que se ha presentado.

“Sé la inspiración  que les sirva de apoyo”

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Apúntate y sé el primero en recibir información sobre nuevos cursos, eventos y promociones.